¿Por qué hay diferentes colores en las acciones antiguas?

La explicación a esto es fácil, hace años las técnicas para dar color a los documentos o en este caso a las acciones antiguas no eran las mismas que ahora. Los colores más comunes antes de 1.850 eran el verde, azul y rojo, para conseguir un color uniforme en todos los documentos era realmente difícil. Es muy común encontrar el mismo tipo de acciones, mismo año y que el color sea más claro o más oscuro. Depende de la mezcla de color que hicieran en ese momento.

A partir de 1.850 y con las nuevas técnicas se podía dar otros colores a las acciones, se empezaron a ver naranjas, marrones, morado, distintas tonalidades de verde…

Como hemos comentado antes, es posible ver acciones de la misma empresa, del mismo año e incluso del mismo día con una tonalidad de color distinta entre sí. Esto se debe a que las máquinas de la época que imprimían estos documentos podían fabricar menos de 100 unidades por hora, quiere decir que a lo largo de una jornada de trabajo la máquina habría sido rellenada de tinta en varias ocasiones.

Una de las funciones de los colores es ser fácilmente distinguible por el ojo humano dependiendo de que tipo de acción se refiere, como norma general están los documentos de menos de 100 acciones, los de 100 acciones, más de 100 acciones y los blancos, que serían los de libre disposición de acciones. Muchas empresas no tenían esta última opción y solo tenían en circulación los de menos de 100, 100 y más de 100 acciones.

Otra de las funciones de los colores en las acciones era la seguridad. La American Note Company se tomaba muy en serio la mezcla de colores incluso casi obsesivo, fabricó sus propios pigmentos de color y creo nuevos y exclusivos colores que solo se podían conseguir después de un gran esfuerzo, de esta manera garantizaban que ningún falsificador pudiera crearlos sin problemas. Gracias a esto la American Note Company se hizo muy popular.

Deja un comentario